En el II domingo de Pascua ,llaman a invocar la paz de Cristo en estos times dificiles y complicados .

Tepeaca de Negrete.- En la celebración del II domingo del tiempo de Pascua y también de la misericordia, el Santuario del niño Jesús Doctor de los Enfermos , a través del presbítero rector Jorge de la Rosa Caballero dijo que en estos tiempos de pandemia debemos acogernos a la fe y misericordia del Señor para que cese este mal.

En la homilia dominical privada de este domingo 19 de abril, el padre de la Rosa Caballero subrayó que La Paz es Cristo mismo y cuya presencia debemos invocar en estos tiempos difíciles.

“El verdadero amor es es una desicion total como la del señor .Descubramos a un señor misericordioso que dio la vida por nosotros, que venció a la muerte y que regresó para salvarnos”, resaltó


El presbítero rector refirió que lo único seguro es que aquel que dio todo por nosotros , resucitó y pidió que este día de la misericordia ,nos acojamos al señor Cristo misericordioso, que vive por nosotros.

El termino de la celebración, el padre de la Rosa reiteró que las fiestas de abril han quedado canceladas y que las misas dominicales y diarias continuaran celebrando de manera privada.Llamo a feligreses a abstenerse de visitar el templo y seguir las transmisiones en vivo que realizará el santuario, incluyendo misas privadas el 29 y 30 de abril.

En la catedral poblana , monseñor Víctor Sánchez Espinosa encabezo la celebración del II Domingo de Cuaresma e hizo un llamado a que se reanime la fe en estos tiempos difíciles , ser portadores de paz y no dejar que el miedo les acompañe en esta cuarentena.

Reitero que es muy importante que las familias permanescan en casa para reducir posibilidades de contagiarse de COVID-19.

Este día en el que se celebra a la Divina Misericordia, el titular dela arquidiócesis poblana llamó para que los fieles desde sus hogares se reencuentren con Dios y pidan para que esta pandemia ceda.

Refirió que este domingo de la Divina Misericordia una de las principales peticiones es que se reanime la fe en estos momentos difíciles, además de que se aumenten los dones y la gracia.