Alistan, con arreglos de Niño Dios, celebración del Día de la Candelaria en Tepeaca

0
644
  •  En centro histórico comerciantes y restauradores se preparan para celebrar el dos de febrero.

Tepeaca de Negrete.-Como es tradición desde hace 50 años, comerciantes y restauradores de imágenes del Santo Niño  arrancaron  en el centro histórico de Tepeaca ,el arreglo  y dignificación de Niños  con miras a la celebración del  Día de la Candelaria que se festejará  el próximo sábado 2 del febrero en    la parroquia de San Francisco de Asís y Santuario del Santo  Niño Jesús Doctor de los Enfermos.

A un costado  de la avenida Negrete Oriente, en el centro y la avenida Morelos Sur ,  comerciantes y artesanos  exhiben  diversas imágenes así como gran cantidad de prendas en colores y estilos, para que los fieles  adquieran en   diversos precios y  al  alcance de todos  los bolsillos para vestir las imágenes que serán presentadas en el templo y  bendecidas en las celebraciones del  sábado 2 de Febrero.

A pesar de la  difícil  situación económica y la complicada cuesta de enero  ,los  comerciantes  esperan la visita en sus locales  de  cientos de personas  de la cabecera y comunidades aledañas  en busca del traje idóneo  , para  vestir las imágenes  del Niño Dios que fue acostado la noche del pasado 24 de diciembre en los hogares tepeaquenses y con ello cumplir  parte de  los cánones dispuestos en la partida de rosca  del pasado 6 de enero.

 Al respecto la parroquia de San Francisco de Asís de Tepeaca hizo un llamado a los fieles a vestir con decoro las imagenes del Niño Dios este 2 de febrero , con prendas  o ropones blancos , evitando vestirlo de santo, ángel o deportista, ya que por su carácter divino la imagen de Jesús Niño está por encima de Angeles y Santos.

 En el Santuario del Santo Niño Jesús Doctor y parroquia habra celebraciones eucaristicas en diferentes horario el próximo sábado para bendecir imágenes del Niño Jesús.

Es importante apuntar que la festividad del Día de la Candelaria , como marca la tradición,se celebra, según el calendario o santoral católico, el 2 de febrero en recuerdo al pasaje bíblico de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén (Lc 2;22-39) y la purificación de la Virgen María después del parto, para cumplir la prescripción de la Ley del Antiguo Testamento (Lev 12;1-8).