Alcalde y cudadanía caminan por senderos diferentes ante ola delincuencial en Tepeaca

0
2038

La delincuencia y  violencia han marcado el derrotero del 2016, como nunca antes se había visto,    de una  Tepeaca  turbulenta , sacudida por la ola de inseguridad que un día  atestigua robos violentos a las familias ; otro más mira descorazonada la perdida del patrimonio de las familias trabajadoras en manos  de los hampones; un día siguiente   ve sus monumentos  de historia invaluable ,caerse a pedazos  ante la indiferencia de la autoridad en turno ; otro contempla   el saqueo     de los recursos municipales que emigran a cuentas bancarias obesas  de dinero o bienes inmuebles   de funcionarios corruptos .

  Una administración  en la que cada quien hace lo que mejor le venga en gana 

Los propósitos del alcalde y las expectativas ciudadanas caminan  en sendero diferentes .Mientras al edil le interesa impulsar obras de ornato , ferias y rutas  de beneficios poco claros y eventos artísticos de un solo día   , al ciudadano común  le interesa el bienestar de su familia, seguridad y calles dignas .

El ciudadano  de a píe  demanda  trabajo transparente  y honestidad en los servidores públicos .

  Hablar de inversiones millonaria , como nunca antes se han visto en Tepeaca , como miradores sin sentido, ferias  artesanales de poco arraigo o la dotación  de cuartos rosas para los  allegados a su partido político,  en poco o en nada se ven reflejados en el bienestar de las familias tepeaquenses que ven lacerada su economía  por el indice delincuencial  y por la falta de fuentes de empleo  en la zona .

 La atención personalizada y acercamiento de la autoridad   para resolver y atender  las problemáticas de Tepeaca  es muy mezquina  y tal parece indiferente  . Y esto aunado al despotismo  y rapacidad de algunos servidores como en el Predial, Registro Civil y Agua Potable , provoca un caos total y anarquía  .

El marcado ausentismo de los funcionarios municipales, empezando por la primera autoridad, ha sido  el común denominador   en la administración publica tepeaquense en el presente 2016. Cada vez son más las voces y los reclamos que piden  gritos  la  atención del alcalde   para resolver los problemas  de delincuencia  e inseguridad en la ciudad.

 Si a esto le agregamos  el incremento  en casi el doble del pago de servicios municipales como el predial , pago de  agua potable( que por cierto casi nunca cae en algunos barrios y colonias)  y algunos tramites del registro civil  y  usos de suelo , el deterioro de la economía  familiar  en el presente año también  en gran medida se  vio afectado por estos aumentos  injustificados.

 Para tener una audiencia con el presidente, a lo largo del año ,muchas personas   solicitaron  permiso en sus fuentes de trabajo, cerraron su negocio  o  incluso perdiendo el día laboral, acudieron a la presidencia para atender un asunto con el munícipe. Sin embargo, en  su triste realidad solo encontraron una oficina  vacía  con sus bancas ausentes  de ciudadanos que cansados de esperarlo  decidieron emigrar.

 Sin haber cumplido a cabalidad con su encomienda de  velar  por el progreso y desarrollo de Tepeaca , algunas autoridades ya se frotan las manos suspirando por un nuevo cargo publico   que los lleve a seguir viviendo del erario público  en el próximo 2018.La diputación federal muy anhelada para uno o quizá la local para el  otro o ,que más da ,un premio de consolación de  una regiduría para una tercera persona  que no tiene elementos, carisma y arraigo  para ser alcalde , porque no es del municipio.

La  presente de realidad de Tepeaca es triste y lamentable .Las ferias artesanales y  rutas de mariscos,  solo son  cortinas publicitarias  que no beneficia más que a unos cuantos.Los ciudadanos  de todos los días en nada ven reflejados los beneficios de esos   falaces discursos de  las bondades  que vociferan. 

Las  familias marginadas de Tepeaca, el conductor afectado  por el  daño de  su vehículo en las calles destrozadas  de la ciudad y comerciante establecido que ve deteriorar su mercancía  ante la falta de ventas en sus establecimientos, en nada ven reflejada esa danza millonaria de recursos que cada año se promete y que nunca llegan a los hogares de los tepeaquenses.