En XXIV Domingo Ordinario, llama a no ser puritanos, a sentirnos más grandes y juzgar a los demás porque Jesús ha venido por los pecadores que se arrepienten.

Tepeaca de Negrete.- En el XXIV Domingo del Tiempo ordinario, el Santuario del Niño Jesús Doctor de los Enfermos a través del presbítero Domingo Fausto Álvarez Rojas dijo que debemos reconocer que somos pecadores y reconciliarnos con dios para que nos perdone

En homilía dominical de este 11 de septiembre el sacerdote subrayó que Dios nos dado el Sacramento del bautismo pero que con nuestras acciones la hemos derrochado

» Dios nos ha dado todo, en el Sacramento del bautismo nos ha vestido de blanco, purificado y nosotros hemos derrochado esa gracia y la hemos perdido…pero Dios en su infinita misericordia nos perdona»

» Cuidado con ser puritanos y creernos superiores a los demás , cuidado con señalar a nuestro vecino o las otra personas y decirles, como es posible que vivas de esta manera o que no vaya a misa…cuidado no debemos sentirnos más grande que todos los demás, Jesús ha venido por los pecadores…debemos reconocer que somos pecadores y pedir perdón , y cuando pidamos perdón Dios nos lo va a dar», agrego

El padre Domingo Fausto dijo que es importante que reconozcamos nuestros pecados para que Dios nos abra su brazos y nos perdone.

» Una mamá ama a sus hijos aunque sean buenos o aunque sean malos ….Dificilmente una madre se cansa de amar , la vamos a ver agotada de dar amor a sus hijos y así es Dios ..Dios siempre esta ahí esperándonos amándonos , pero hace falta que nosotros nos levantemos y vayamos a su encuentro», recalcó

» Dios nos lleva en sus brazos, nos cuida y nos protege , esperando que nosotros lo voltemos a ver para darnos una sonrisa..no se acerquen a confesar sólo para comulgar o porque van a ser padrinos, porque entonces no se estén reconciliado con Dios …. reconozcamos que hemos pecado y reconciliémonos con el Señor», puntualizó

Por otra parte en la catedral poblana monseñor Víctor Sánchez Espinoza encabezó celebraciones de este 11 de septiembre y resaltó que la misericordia debería ser la característica principal del ser humano , y dijo que el perdón , la compasión y fraternidad son espacios privilegiados para la autentica felicidad.

«La alegría verdadera no acontece en el egoismo mezquino», subrayó en presencia de integrantes del Movimiento Católico Familiar que inicio sus cursos 2022-2023.