Porque los niños menores de 14 años no se han vacunado, por las personas vulnerables y por los discapacitados, es imperativo seguir usando mascarilla a pesar de la urgencia de las autoridades por normalizar.

El ejecutivo del estado Miguel Barbosa Huerta emitió este jueves un decreto en el cual establece el uso voluntario de cubrebocas , mascarilla o cubierta facial en espacios públicos del estado de Puebla , una medida que a todas luces deja en manos del ciudadano común el seguir usando o no la mascarilla que fue , es y seguirá siendo ( pese al evidente rechazo del subsecretario de salud federal Hugo López Gatell) de gran utilidad no sólo para evitar la propagación del COVID-19 si no también de otras enfermedades.

Todos quisiéramos regularizar nuestra vida cotidiana y dejar atrás todo aquello que tuvo que ver con la devastadora pandemia que dejo millones de muertos en todo el orbe , sin embargo no es tan sencillo como un abrir y cerrar los ojos , o emitir un decreto de la noche a la mañana .

Ciertos es que la mayor parte de la población ya esta vacunada ,en esquemas completos contra la pandemia , sin embargo no olvidemos que un sector importante de la población como lo es la infancia aún no esta protegida contra la enfermedad y en el caso especifico de Puebla, apenas ayer iniciaron jornadas de vacunación contra la pandemia para menores de 12 a 14 años sin comorbilidades. Es decir los menores de edad aún son sujeto vulnerables a contraer la enfermedad en estos tiempos .

Debemos tener empatía y solidaridad con la infancia en estos tiempos complicados y pese a la urgencia de reactivar la economía a cualquier precio . Porqué los niños menores de 14 años no se han vacunado, porqué hay muchas personas vulnerables a los sintomas del COVID y por los discapacitados, es imperativo seguir usando mascarilla a pesar de la urgencia de las autoridades por normalizar la actividades comerciales

El decreto abre la posibilidad de que en todos los espacios públicos del estado , incluyendo a Tepeaca, como restaurantes, cines , establecimientos comerciales, iglesias, centros de espectáculos y escuelas , por citar algunos , se pueda o no usar cubrebocas a conveniencia o gusto.

En cada persona estará la decisión de seguir o no usando la mascarilla , sin embargo , reitero, por la solidaridad con los niños , con los deudos de cientos de miles compatriotas , con los más vulnerables, con los discapacitados debemos seguir usando un tiempo más la mascarilla por respeto y empatía con todos esos grupos antes citados.

Si se van a vacunar a los niños de nuestro país que sea con el biológico Pfizer y no con vacunas isleñas que no tienen ningún sustento cientifico

Que los decretos no nublen nuestra razón y empatía con los que no se han vacunado o son vulnerables a la enfermedad.

La infancia es y debe ser prioridad en la salud publica, más aun este día en que se informó de los primeros cuatro casos posibles de hepatitis crónica infantil en Nuevo León.