“La realización de cada uno llega cuando se ama y nos entregamos al prójimo”, manifestó la tepeaquense

Bajo el lema “trabajemos juntos por amor al prójimo”, rindieron protesta las y los integrantes del Voluntariado del Congreso del Estado de la LXI Legislatura, el cual estará encabezado por su presidenta, Gabriela Bonilla Parada, quien asumió el encargo acompañada de la presidenta del Sistema Estatal DIF, María del Rosario Orozco Caballero. 

Durante su discurso, la nueva presidenta del Voluntariado resaltó las virtudes de este nuevo encargo, pues recordó que se trata de estar comprometido con las y los demás, pensar en quienes más lo necesitan y tener un alto grado de compromiso para dar su trabajo, su tiempo, su esfuerzo, sin esperar nada a cambio.

“Ser voluntaria o voluntario significa humanizarnos, al grado de ser sensibles al sufrimiento y poner nuestras capacidades y talentos al servicio de los demás. La realización de cada uno llega cuando se ama y nos entregamos al prójimo”.

Por su parte, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, recordó que este tipo de iniciativas llaman a dejar a un lado el tema político para concentrarse en las personas que menos tienen y más lo necesitan. 

“Es sin duda una responsabilidad de todas y todos nosotros la de gestionar y apoyar este tipo de iniciativas, que tiene por objeto el trabajo desinteresado por quienes menos tienen y más lo necesitan. Dejemos de lado lo político, demos el ejemplo y sigamos sumando para que construyamos el Puebla que todas las familias aspiramos y queremos”.  

Durante su intervención, la presidenta del DIF estatal, María del Rosario Orozco, señaló que la principal virtud del trabajo del voluntariado es ver al prójimo como si fuera uno mismo, de lo contrario solo se trataría de burocracia.  

“No importa quién nos pida la ayuda, no importan los partidos ni los colores, lo que importa es que un miembro de nuestra sociedad necesita algo y hemos tratado, dentro de los límites que podemos tener, siempre de acudir a la hora que sea y en el momento que se necesite, porque si no vemos al prójimo como nosotros mismos, sería un trabajo burocrático”.

En su primera acción como presidenta del Voluntariado del Congreso del Estado, Gabriela Bonilla entregó una nueva silla de ruedas para Arturo Rojas Reyes, quien desde hace varios años trabaja en el Congreso del Estado.