Entre abril y enero han fallecido al menos 10 trabajadores de la salud tepeaquenses en la batalla vs COVID

Los recientes decesos del director general del Hospital General , Joaquín Alejandro González Arrollo de Tepeaca, y que era oriundo de Acatzingo, así como de los médicos tepeaquenses Natanael Ruiz Torres ( laboraba en Centro de Salud de Santa María Oxtotipan), José Armando M.y Gerardo Palacios Jiménez , además de los promotores de salud Prisciliano Lezama y José Salvador Vargas encendieron nuevamente los focos de alerta en la región por la gran vulnerabilidad y riesgo en que se encuentra el personal del sector Salud ,y en especifico aquellos que se encuentran en la primera linea de batalla para combatir la terrible enfermedad.

La pasada , fue una semana terrible para los doctores tepeaquenses porque además de la perdida del director del Hospital general de Tepeaca también se sumó la de su esposa Janet Ballinas Hernández, quién era ginecóloga y residente del Hospital Integral de Acatzingo además de que los padres de esta ultima están intubados a causa de la misma enfermedad.

En estros tiempos para el olvido por la perdida de muchos amigos familiares y conocidos a causa del COVID-19, es imperativo dirigir nuestra mirada a ellos, y tener empatía , solidaridad y respeto con médicos, enfermer@s , camilleros y demás personal que sin dar tregua alguna , están al pie del cañon en su lucha desigual contra la pandemia .

Respetemos el luto de sus familias por esas irreparables perdidas de sus seres queridos en cumplimiento de su deber.

En Tepeaca, a causa de la enfermedad más de una decena de trabajadores , médicos y personal del sector salud tepeaquenses han fallecido dejando un espacio que no podrá ser llenados en igual numero de familias entre los meses de abril del 2020 y enero del 2021.

Hasta este sábado 16 de enero en Tepeaca ya hay 411 acumulados confirmados, 65 defunciones ( que en la realidad podrían ser alrededor de 200) y más de 60 probables sospechosos de portar la enfermedad.

Con afecto y respeto recordamos al doctor Joaquín García Viveros de la primeras víctimas por la pandemia y a Carlos Mauleón quien trabajaba en el sector salud de Puebla.En enero de este año 2021 inició ya vacunación contra la pandemia y eso es luz de esperanza para los trabajadores del sector salud.

A los que han partido , debemos recordarlos con afecto porque desde sus espacios laborares mucho hicieron por tratar de contener la enfermedad.

Declaraciones como las de la diputada cholulteca Nay Salvatori, que no tiene empatía ni solidaridad con trabajadores de la salud, sólo demuestran la realidad de que nuestro país y estado hay muchos legisladores ignorantes que carecen de lo más elemental para ocupar esos cargos: educación y conocimiento .Muy lamentable.