Muchos tepeaquenses admiran  y valoran la impertérrita figura de heroico general, mirando al occidente,  como aquel glorioso 1862, cuando las tropas francesas desembarcaron  en el puerto de Veracruz para ocupar el territorio nacional en el siglo XIX.

Captura de pantalla 2016-08-10 a las 11.33.26 a.m.

 

Poco saben sin embargo, que la emblemática  estatua del  militar tepeaquense  se remota a 1962 ,año en que el entonces  presidente municipal José Centeno Reyes  tuvo a iniciativa rendirle tributo al destacado general de división.

En aquel lejano año, Centeno Reyes y su cuerpo edilicio, tuvo a bien  la idea de rendirle tributo  al general a través de la elaboración de un busto que recordara los tepeaquenses su participación heroica en la gloriosa batalla del 5 de mayo de 1862.

 Corría el año de  1960 y el entonces edil de Tepeaca designó un comité ciudadano  para gestionar ante las autoridades del gobierno estatal, que encabezaba Fausto M. Ortega, la colocación de un busto  en honor al General Miguel Negrete Novoa  en  Tepeaca.

 De manera intempestiva, el entonces  gobernador Ortega rechazó el proyecto  de elaboración del busto dedicado a Miguel Negrete y negó apoyos al comité  para pavimentar el camino en donde estaría colocada la figura del militar tepeaquense.

“ Ustedes están locos “,vociferó despectivamente Fausto Ortega al comité ciudadano que solicito apoyo al gobernador estatal.

 Sin embargo , el entusiasmo de los tepeaquenses  por erigir el busto a su héroe Negrete Novoa  no cesó y, el alcalde José Centeno Reyes le comunicó su intensión  al ingeniero Torres Pacheco quién a su vez informó  al Secretario de la Marina , almirante Juan Manuel   Zermeño Araico el propósito de los tepeaquense

 Zermeño   Araico  quién estaba a un nivel cercano al presidente Adolfo López Mateos , gran estadista mexicano, expuso la idea al presidente de la nación que vio con beneplácito el proyecto.

 

Cuando ya se contaba con la placa alusiva a la elaboración del tributo  y con el busto a medio concluir que se inauguraría  el 5 de mayo de 1862 en el aniversario de la gloriosa batalla, López Mateos ordenó que no se construyera un busto sino una estatua completa   en honor los  logros del militar tepeaquense que sería develada por el mismo presidente de la república en su visita a Puebla 

 La idea era genial , y en los talleres de la Secretaria de Marina fundieron el busto y la placa  , a medio concluir, y elaboraron la estatua firme , con espada en mano del general Miguel Negrete Novoa.

 El 5 de mayo de 1962 llegó y en Tepeaca , en placa nueva   fue omitido el  nombre del gobernador Fausto Ortega  y sólo figuró el  del presidente de la república  Adolfo López Mateos como quién  develó la estatua del general  en Tepeaca el 5 de mayo de 1962.

López Mateos también ordenó arreglar el camino en donde estaría  colocada la estatua que inauguró en aquella histórica fecha .

  Posteriormente  la estatua del general Miguel Negrete Novoa estuvo por varios años en la cima del cerro Tepeyacatl hasta que  la trasladaron, tiempo después,  al lugar que ocupa actualmente en el centro histórico de Tepeaca

Captura de pantalla 2016-08-10 a las 11.32.34 a.m.