Calaveras 2018 de TepeacaNoticias

0
236

Al presidente Sergio Salomón Céspedes

Caminando en el panteón llegó Sergio Salomón , presidente de buen temple de calacas bien huesudas y algún zombi de ocasión.

Esperaba encontrar un sepulcro reluciente ,en donde poder gobernar ,al cementerio viviente que quería más bienestar .

Más la sorpresa mayor, para Sergio Salomón, fue encontrar una tumba reluciente ,pero nada de valor, esa es la triste canción … no dejaron ni un miserable ratón.

No dejaron las escobas ,mechudos y algún fregón…mucho menos un tostón para aliviar la situación

Sergio triste y desolado lamentó con la huesuda el panorama desolador, más la catrina elegante musitó con gran fervor:

“No te preocupes mi Sergio ya llegará la ocasión en que vistas a los muertos como como manda la nación ”

Al padre Jorge de la Rosa Caballero,rector de Santuario del Santo Niño Jesús Doctor.

En el vistoso Santuario muy apresurado andaba el buen padre Jorge de la Rosa Caballero organizando los festejos memorables de algún 30 de abril o quizá del día del médico .

Más de la lejana ultratumba ,una voz de quejido y de frío semblante gris , llego bailando la zumba con su rechinar de dientes y un olvidado violín

” Ven para acá mi buen padre ,yo te quiero en mi panteón , que organices muchas fiestas , entre canción y canción.

“Quiero hacer mi panteón la envidia de esa Catrina,que con su ropa fifi y sombreros de diseño ,quiere vernos a todos como prófugos del infierno.

Quiero criptas nauseabundas, alacranes de a montón , lagartijas petateras y arañitas del pantano, que alegren el corazón,los difuntos molestos por no tener un lugar dónde pasar un buen rato

Entre tumbas, alebrijes y un Tecolote panzón,el buen padre dirigía la mejor celebración…quería una fiesta memorable, la mejor de aquel panteón .

Entre risas y quejidos, el buen padre si cumplió e hizo de aquel sepulcro el mejor de la población.

Al padre Salomón Mora González

En un obscuro Convento ,de una nación de otro mundo, deambulaba sin recelo el buen padre Salomón .

De temple sereno y firme, el párroco se ilusionaba pensado que construir a la gente necesitada.

Más un aire de otro mundo bien Frío me lo dejo… era la calaca flaca del reino de las huesudas que pronto al padre dijo sin reflexión ni dulzura:

“Mi buen padre Salomón ,vas a hacer pronto un albergue que me cuide a los difuntos Y muertitos sin panteón .

Quiero darles esperanza y comer sopa de hueso ,guisadito de sapito y postrecito ligero con vampiro y un buen queso .

Así será mi huesuda ,eso yo te lo prometo, que al tomarme mi café tú tendrás pronto tu albergue,

A LA POLICIA

En  vigilia y cabizbajo , vigilaba aquel guardian , eran criptas panteoneras las que habría de cuidar ,más la sesuda calaca , atenta a su devenir, al pobre  uniformado hasta le quito un souvenir  .

Que pasó mi calaquita , así no se puede vivir , mejor coopera para un  trago  y brindis por el porvenir.

“Nada , de cooperaciones mi  estimado policia , más si quieres en mi panteón  vivir , empieza a escribir  canciones de tu negro porvenir”.

“Dejastes libre a rateros y entabaste al pobre aquel, mejor remedia  el agujero y que no te caiga el aguacero!.Pintate de azul mi poli en mi tumba sin igual, que más allá en ultratumba ni mordidas pedirás”

En el viejo cementerios  a los muertos cuidarás, evitando  comandantes y guardias de seguridad, que mis pobres difuntitos quieran  pronto estafar!

A los diputados de Tepeaca

En los pasillos siniestros del Congreso popular , llegaron un par de bribones que a todos querían engañar…eran diputados de Tepeaca que nadie los conocía,solo algún abonero y un ingenuo charlatán.

En el pleno ellos gritaba mil mentiras de a montón , más la cuerda y fiel huesuda,a callar los sometió

Los morenos esqueletos fríos de miedo se quedaron …Unos flacos y ojerosos ….. otros rancios, sin honor  ,pregonaban entre muertos: ¿ Y ahora que voy a hacer yo?

L a sesuda catrina  conocedora ultranza ,Pidió a los morenos no tranza y si más esperanza a los honestos difuntos con leyes que alivien el hambre de sus inquietas panzas .

Una calaca tilica ,de pero de buen porvenir, le musitó a otro difunto algunas palabras tristes antes ir a la tribuna plenaria .

“No pregones mi moreno   falsedades , ni mentiras de montón ,porque sino te traigo de boleto con los Chairos a mi panteón .

Eran  huesos y calacas los que quieren legislar , más la Tepeaca violenta lo que quiere es la paz

“ Ya no quiero huachicoles, ni mucho menos ladrones.. dígale ya a esos dipu-bribones   que lo que quiero es la paz !”.

No más Oportunidades, ni Prosperas de a montón . A los viejitos recuerdos ,no más pesos del cajón … mejoren  las alegrías  y  condiciones de amor , que de transas y corruptos  ya esta lleno mi panteón!